Google 10 razones por las que el Yoga es un gran complemento para cualquier deporte - Es Dojo Judo en Palma de Mallorca y Judo videos

sábado, 1 de junio de 2013

10 razones por las que el Yoga es un gran complemento para cualquier deporte

1. El Yoga mejora el rango de tu movimiento y tu movilidad general.

¿Se levantan tus talones del suelo y no mantienes el peso en ellos a la hora de hacer cualquier tipo de movimiento que así lo requiera? (como por ejemplo las sentadillas). ¿Tienes falta de movilidad en la rotación de tus hombros o en la extensión de tus caderas a la hora de realizar un determinado movimiento que requiere el deporte que practicas?

Practicar una serie de posturas básicas del Yoga durante un tiempo y de forma habitual pueden hacer mejorar mucho todos estos problemas, que al fin y al cabo afectan directamente a nuestro rendimiento. Si eres capaz de hacer posturas como el perro cabeza abajo, el guerrero o la paloma a diario o varias veces a la semana es probable que notes una importante mejoría en tu movilidad general. Recuerda que la flexibilidad y movilidad de tus musculos y articulaciones son claves a la hora de mejorar
determinados movimientos.


2. El Yoga te ayuda a focalizar.

En el Yoga clásico dan mucha importancia a enfocar un punto y concentrarse en él. Esta técnica va avanzando a medida que practicas yoga cuando debes mantener el mismo punto focalizado, pero en movimiento. Esta técnica de crear un punto y concentrarse en el mismo, incluso cuando te estás movimiendo, ayuda enormemente en realiazar una técnica de judo a un oponente, en el levantamiento olímpico o en cualquier deporte cuyo objetivo sea un punto en concreto.


 3. El Yoga te enseña a ser más eficiente en la respiración.

Hay muchos atletas que se mueven y tienen una técnica realmente buena. Sin embargo, la forma en que respiran es bastante mala. Vinyasa Yoga es la práctica que te enseña a respirar mientras estás realizando un movimiento. En Yoga se repiten muchos términos como inhalar y exhalar.

Tomar consciencia de la respiración y mejorarla puede ayudarte con creces en los entrenamientos sean de larga duración. Así como controlar las altas pulsaciones en los que sean de corta duración pero alta intensidad. Llegar a sincronizar la respiración con el ritmo de trabajo es un factor clave.

Además, el Yoga también ayuda a aprender a utilizar la respiración desde el diafragma de forma profunda, que conlleva a que tu capacidad para producir energía y mantener los movimientos por períodos más largos crezca.


 4. El Yoga desarrolla tu capacidad de equilibrio.

El equilibrio es unas de las diez habilidades físicas generales. Es fundamental en casi cualquier deporte que se practique. Practicar posturas de Yoga como el árbol,  el águila, el bailarín o la media luna pueden mejorar mucho tu capacidad de controlar el equilibrio. Cuando acabas de empezar a practicar Yoga este tipo de posturas suelen ser de las más complicadas. Simplemente no estamos acostumbrados a ellas. Pero con el tiempo tu cuerpo acaba adaptándose. Y esto se refleja en cualquier deporte que estés practicando.



5. ¡El Yoga te mantiene en forma!

Muchas veces el Yoga ha podido adpotar una imagen de baja intensidad, suave y para chicas.Hay pocas cosas tan falsas como esto. El Yoga puede ser de una intensidad muy alta. Es cierto que depende del tipo de Yoga que se practica. Hay algunos que están más enfocados al movimiento rápido y al fortalecimiento de la musculatura, y otros a la flexibilidad y la relajación de mente y cuerpo. Sin embargo, cualquiera de ellos requiere que estires y mantengas tensión en todo tu cuerpo, de forma dinámica.Cabe añadir, de que si practicas otro deporte, el estiramiento dinámico de tus músculos, además de hacerte ganar flexibilidad, ayuda en el crecimiento de éstos.

6. El Yoga te da tiempo para relajarte.

En la mayoría de deportes de competición, la intensidad de entrenamiento suele ser elevada. Sin embargo, tan importante es entrenar con alta intensidad, como saber descansar. La relajación es importante  para interiorizar la información que has recibido. La relajación también ayuda a ser capazar de volver con más fuerza y determinación al entrenamiento del día siguiente.

El próximo día que te toque descansar, intenta cambiar la tarta de chocolate que te vas a comer por una serie de movimientos de yoga, seguidos de la parte de relajación. A ver qué tal te sienta. Bueno, estoy bromeando. Simplemente haz las dos cosas.

7. El Yoga fortalece las buenas posturas.

Practicar Yoga de forma habitual hará que sin darte cuenta estilices tu postura corporal. No te darás cuenta y estarás sentado en la oficina con la espalda recta, o recogerás objetos del suelo inclinándote con una buena postura en tu espalda.

Los antiguos yogis practicaban Yoga con el objetivo de que las posturas habituales que debían de hacer en su vida diaria fueran al mismo tiempo posturas que les ayudaran, fortalecieran y al final se pudieran hacer sin a penas esfuerzo.

Quizás en el deporte que practicas habitualmente estás realizando un tipo de movimiento repetitivo que con el Yoga, sin darte cuenta, corregirías posturalmente.


8. El Yoga puede ser un buen entrenamiento físico.

Una de las cosas que más pueden llamar la atención, es ver como personas realmente fuertes y atléticas, cuando realizan una clase de Yoga, a los 5 minutos tienen la camiseta completamente sudada.
El Yoga puede ser duro, realmente duro si no estás acostumbrado. Sin embargo, no te preocupes, es muy poco proable que acabes vomitando al final de la clase. La sensación al acabar una clase de Yoga probablemente sea muy diferente a la de un entrenamiento convencional. Pero con la camiseta sudada.

9. El Yoga crea comunidad.

Cada vez que encuentras a personas con un objetivo común, se conectarán los unos con los otros de forma mucho más sencilla. La raíz de la palabra Yoga proviene de "yug", que significa disfrutar juntos, conectar, diverstirse... La esencia del Yoga radica en el concepto de que si conseguimos conectar entre nosotros de forma más profunda, con nuestros cuerpos y nuestra respiración, entonces se conseguirá estar más los unos con los otros.

10.¡El Yoga es divertido!

Aunque haya posturas extrañas, una constante concentración en la respiración, ejercicios de equilibrio... el Yoga puede ser muy divertido. Puedes bromear al final de la clase de forma amistosa de la falta de flexibilidad de algun compañero, y ensalzar a otro por sus logros. Se puede adaptar el Yoga haciendo movimientos rítmicos y de baile. ¡El Yoga puede ser algo divertido!


Ya sabes que si buscas un centro en Palma de Mallorca dónde practicar Yoga, en Es Dojo puedes. Si no es así te conviene entrar aquí y leer esto.

Fuente: Tabatimes