Google Esta semana no podré entrenar, tengo que estudiar - Es Dojo Judo en Palma de Mallorca y Judo videos

jueves, 30 de enero de 2014

Esta semana no podré entrenar, tengo que estudiar

Muchos profesores de Judo, y de cualquier arte marcial/deporte en general han escuchado esta frase varias veces. Potenciada sobretodo en adolescentes, que empiezan el instituto, y empiezan a tener otras alternativas que llaman poderosamente su atención. Jugar y hacer Judo ya no entusiasma tanto. Ya no es como antes. Ahora es mejor mirar Facebook, Twitter o el whatsapp cada minuto para ver si hay nuevas actualizaciones o nuevos comentarios.

En España hay un error de concepto en cuanto al estudio y el deporte. Ya lo hemos comentado en otras ocasiones aquí:

Estudios y deporte ¿Compatibles?

Los padres suelen tener bastante mano ancha cuando su hijo/a les pone la excusa de que tiene que estudiar, y que por eso no puede ir a hacer Judo, ir al entrenamiento de balonmano, de basket, etc. Esta semana tengo muchos exámenes y tengo que estudiar. 

El problema de esto es que en la mayoría de ocasiones no es cierto. Y cuando es cierto, no es sano. Un adolescente tiene tiempo para estudiar y practicar su deporte, siempre y cuando sepa administrarlo y ser eficiente en su uso. Ser eficiente utilizando el tiempo significa aprovecharlo al máximo y sacarle el mayor rendimiento posible cuando se hace algo. En el caso de estar estudiando bachillerato, en el instituto, un ejemplo podría ser poner la mayor atención posible durante las clases, preguntando al profesor y tomando notas de forma activa. En este sentido, se está aprovechando el tiempo de clase con mayor rendimiento respecto a la media, y no deja de ser tiempo de estudio. El trabajo que habrá que hacer luego en casa será menor.

Pero no acaba aquí. El tiempo aplicado al estudio en casa también es importante. Mantener la concentración a partir de los 40 minutos es complicado, conviene hacer descansos. Pero como he comentado anteriormente, lo importante es estudiar con eficiencia mientras se hace. Si el niño/adolescente, se distrae con mucha frecuencia, no está aprovechando el tiempo.

Salvo estudios universitarios muy especializados, que requieren muchas horas de prácticas y estudio, cualquier período educativo de un niño/adolescente puede compaginar estudios y deporte.

A continuación, compartimos un artículo de la psicóloga Yolanda Cuevas, sacado de la página web http://puntofuertebalonmano.wordpress.com/ que habla sobre esto:

Todos conocemos esta frase pero, ¿sirve de algo? Sabemos la gran lista de beneficios físicos que tiene el deporte:
- fortalece los músculos y huesos.
- previene la obesidad. 
- previene el riesgo de enfermedades tales como la diabetes.
- puede corregir posibles defectos físicos.
- ayuda a coordinar movimientos.
- estimula la higiene y la salud.
- duermen mejor…
Pero, ¿y cómo herramienta educativa y psicológica? El cerebro de un niño/a deportista es más activo, la atención y la concentración toman protagonismo, escuchan, asimilan, actúan según directrices de sus entrenadores y a la vez se centran en movimientos sin perder de vista a sus compañeros. Es su día a día en el entrenamiento.
Su práctica fomenta el ser perseverantetolerar el error propio y el de los compañeros y aprender de ellos como parte del proceso de  aprendizaje. Los niños se sienten de este modo protagonistas activos de su aprendizaje repercutiendo de una manera valiosísima en su autoconfianzaautoconcepto y autoestima, compañeros de viaje a lo largo de todas sus vidas.
Cada día que privas a tu hijo/a de la práctica deportiva impides su desarrollo físico, mental y de su larga lista de beneficios. Desde pequeños la clave es establecer los límites con firmeza y alternativas educativas ingeniosas para que el castigo sea la excepción y no la regla. En muchos casos, el castigo extingue la conducta de manera puntual,pero la raíz del problema no se soluciona y muchos niños/as siguen “haciéndola” cuando pueden o cuando creen que no les ven.
El castigo de moda: “Te dejo sin…” Está demostrando que no es efectivo y de allí conocidas expresiones: “le da igual que le deje sin…” Porque para que sea castigo educativo tiene que suponerle un esfuerzo, algo que le ayuda a autocontrolarse. Si le castigas sin ir a entrenar no sólo no hace el esfuerzo que tenía que hacer para desplazarse, sino que además deja de hacer lo que estaba haciendo, no cumple con el compromiso que tiene con sus compañeros etc… Es decir, estás fomentando la no responsabilidad. Reflexión: pautas claras y dialogo en el momentoadecuado para transmitir las normas es la clave para un nuevo comienzo.
Aprenden a socializarse con nuevos compañeros, a ganar y compartir triunfos, a perder y saber tolerar la frustración, a experimentar emociones, a controlar la impulsividad en unos casos y vencer la timidez en otros, a reducir la ansiedad; a respetar las normas, al entrenador, a los jugadores rivales y a los árbitros.Aprenden a aumentar su confianza (porque de cada uno depende el resto del equipo),  se crean lazos de ayuda entre ellos, se fomenta la colaboración, se promueve una mejor gestión del tiempo al tener que estudiar o hacer deberes, les enseña a fijar metas, les desarrolla habilidades como el pensamiento estratégico, la capacidad de liderar, se les desarrolla pertenencia a un grupo con intereses y objetivos comunes, se les enseña a ser responsables y a cumplir con lo que uno se compromete y se comienza a desarrollar el hábito deportivo.
Entonces, desde mi punto de vista como padre, como entrenador y como coach deportivo, ¿qué ganas castigando a tu hijo sin entrenar o jugar? ¿tendrá más tiempo para estudiar? Posiblemente sí, pero ¿usará ese tiempo para ello? Los expertos dicen que hay un límite, que cada 45 minutos se debe dar un descanso, ¿entrenando a media tarde en lo que les gusta y les motiva? Si tu hijo está muy comprometido con el grupo, con su deporte, con darlo todo entrenando…
¿Qué mensaje le estamos dando si le quitamos, por ejemplo, el partido? ¿se ha esforzado? ¿ha cumplido con su compromiso? ¿crees que debería obtener su premio y apoyarlo el sábado en la competición? El día es sobradamente largo para que dé tiempo a todo, sólo hace falta un plan de acción para que organicen su tiempo, para que aprendan a hacerlo. Dejemos que desarrollen su talento, que experimenten para encontrarlo. No digo que vivan del deporte y menos del nuestro, aunque quién sabe s¡ algunos se ganarán la vida con esto el día de mañana…ya sea jugando, entrenando, arbitrando etc.  Lo que sí creo es que esta forma de aprendizaje les puede aportar otras muchas cosas en su vida.
Nuestra educación está hecha para sacar personas en serie con un pensamiento y habilidades comunes. Empecemos a dejar volar el talento de las personas para que luchen por sus sueños. ¿Os preguntáis que notas sacaban Rafa Nadal, Miguel Induráin, Michael Phelps, etc…? ¿Y si sus padres hubieran coartado su talento por un par de suspensos de mates? Lo que la sociedad se hubiera perdido…
Pensar que cuando castigáis a vuestro hijo, castigáis a todo el grupo: al entrenador y a los padres que no lo hacen. Porque todos somos una gran familia con la que nos comprometemos al inicio de la temporada y si un miembro de ella falla, todos lo sufrimos. 

Esta entrada fue publicada por primera vez en http://www.esdojo.es/

Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...