Google Ser Cinturón Negro - Es Dojo Judo en Palma de Mallorca y Judo videos

sábado, 24 de mayo de 2014

Ser Cinturón Negro

El cinturón negro es un concepto que incorporó Jigoro Kano en el Judo durante el siglo 19. Antes, en las artes marciales japonesas, no se tenía en cuenta el color del cinturón con el que se practicaba la disciplina marcial. Se otorgaban certificados que demostraban el nivel de experiencia de un artista marcial cuando habían llegado a cierto nivel.

El maestro Kano, introdujo un sistema escalonado, que se llamaría "dan" (en japonés, escalón) y que empezaría una vez el alumno o el practicante hubiera alcanzado el cinturón negro. En Japón hay un dicho habitual cuando un alumno llega a cinturón negro: "Ahora tienes la base, y podrás empezar a practicar con mayor intensidad."

La idea de Jigoro Kano con el cinturón negro, era tener un sistema más práctico y visible en cuanto al nivel que tenían los alumnos en un tatami. También hay que recordar, que la idea de Kano respecto al Judo era de que fuese una disciplina que entrenara el cuerpo y la mente, y que además sirviera como herramienta educacional. 

Por ello, un cinturón negro no significa que alguien sea un experto haciendo Judo, Karate o Aikido. Significa que ha llegado a un nivel en el que domina las bases (y ni eso) del arte marcial y puede empezar a desarrollar su estilo y su forma de trabajar.

Kihon, dicen en japonés. Las bases son algo que nunca se deben dejar de practicar. Ni cuando alguien llega a cinturón negro. Pero un cinturón negro debe dominarlas en cierta manera. Un cinturón negro de Judo debería ser capaz de caer sin problemas cuando es proyectado. De hacer uchikomis correctamente y de conocer la mayoría de llaves del Gokyo (aunque sólo una o dos sean su especialidad). Debe ser capaz de desplazar y proyectar a uke con facilidad. Tai sabaki, Kata, y otras tantas cosas.

cinturon negro


El problema es el planteamiento que se le da hoy en día a llegar a ser cinturón negro. Muchos judokas tienen como principal motivación llegar a ese nivel. Cosa que no está mal. Sin embargo, no debería ser su principal motivación. El cinturón negro debería ser una consecuencia. El judoka debe querer entrenar y practicar cada semana, concentrado. Con ganas de mejorar. Estudiando por su cuenta. Y tener a un lado el cinturón negro, como algo secundario. Como algo que acabará llegando. Que será una consecuencia de su esfuerzo y no su principal motivación.

Para este judoka, el cinturón negro será una gran satisfacción. Será un logro conseguido a base de años de práctica. Sin embargo, no impedirá que siga practicando con la misma intensidad el Judo. Porque su motivación es otra.

El cinturón negro como marca


¿Qué quiere decir que el cinturón negro sea una marca? Pues que debería ser algo realmente difícil de conseguir. Sólo al alcance de aquellos a los que les gustara realmente el Judo. Aquellos a los que la competición les encanta y les motiva a entrenar más fuerte durante años. O para el que quiere conocer y perfeccionar la mayoría de llaves del Gokyo. Son cosas, que no se pueden conseguir por el simple hecho de querer ser cinturón negro. Hay que tener otras motivaciones extra. Te tiene que gustar el Judo.

Cuando estuve en Japón, me di cuenta del sistema que tenían en Kendo o en Brazilian Jiu Jitsu. En el Kendo, los exámenes para pasar de Dan son muy duros. Para el alumno que iba a hacer el examen, era una auténtica incógnita saber lo que iba a pasar. Los exámenes estaban formados por una parte de técnica, otra de kata, y finalmente una de combate. En la de técnica y kata, según el Dan por el que se examina, se le exigía un nivel alto y muy perfeccionado en la ejecución de los movimientos. En el combate, generalmente tenían que realizar varios combates con otros kendokas del mismo grado dan o inferior.

Recuerdo una anécdota del examen para 8º dan que se celebra una vez al año en Tokyo. Uno de mis compañeros fue a verlo al Nippon Budokan. Me contó que uno de sus profesores, de 68 años de edad, se examinaba para 8º Dan. Mi colega dijo que en su opinión, su profesor había hecho un examen perfecto. Sin embargo, no aprobó. Al finalizar el examen, el maestro se acercó a mi compañero y le dijo: "He fallado en la parte de combate, habrá que practicar más para el año que viene."


kendo

Otro ejemplo de marca en el cinturón negro pasa con el Brazilian Jiu Jitsu. Este arte marcial, muy de moda últimamente, y especializada en el trabajo de suelo, por lo que pude ver en Japón, exige unos niveles muy altos para llegar a ser cinturón negro. De hecho, en los entrenamientos que hice en Kosen Judo, siempre había varios cinturones negros de Brazilian Jiu Jitsu practicando allí. Cuando me tocaba con uno de ellos sabía que iba a ser un randori muy, muy largo. El nivel que tenían siempre era altísimo.

Tuve la suerte de participar en un par de clases de Brazilian Jiu Jitsu y una cosa que me llamó la atención es que los alumnos pasaban una tarjeta de asistencia cuando iban a entrenar. Esto servía para demostrar cierto número de horas de entrenamiento, como mínimo, para poder presentarse a un exámen de kyu o de dan. No recuerdo bien el número de horas necesarias para subir de kyu, pero eran una barbaridad. Este sistema, se asegura que el practicante de Brazilian Jiu Jitsu llegue a cinturón negro con un buen puñado de horas practicadas. Desconozco cómo será el sistema en Brasil (la cuna de este arte marcial), pero en Japón funcionaba así.

cinturon negro

Conclusiones sobre el cinturón negro...


En opinión de Es Dojo: el cinturón negro debería ser algo difícil de alcanzar. Muy difícil. Que se demostrara un gran nivel técnico y que ésto sólo se pudiera conseguir a base de muchas horas de entrenamiento. Si se trata de un competidor, no basta con que sepa ganar combates. Si se trata de alguien que no compite, no basta con que demuestre que sabe hacer un par de técnicas bien hechas.

La importancia del randori también nos parece algo fundamental. El randori, que no es lo mismo que shiai, lo puede practicar casi cualquier judoka. Además del randori, tener un buen conocimiento de los katas y del Gokyo también es importante.

Un cinturón negro debe ser un judoka completo. Y con unas ganas tremendas de que llegue el próximo día de entrenamiento.

cinturon negro

Esta entrada fue publicada por primera vez en Es Dojo
Si esta entrada te ha gustado, ¡compártela en Facebook o Google+!

Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...